Skepticism – 2015 – Ordeal

Bandas como Skepticism hacen que uno se replantee el verdadero significado del concepto de “banda chica”. Porque a pesar de que no sea un grupo que en un futuro cercano llegue a llenar estadios y que sus videos tengan cientos de millones de reproducciones en Youtube, estos finlandeses pueden considerarse gigantes dentro de ese nicho conocido como funeral doom metal, ese subsubsubgénero del que el grupo es uno de los mayores representantes desde que se formaran allá por 1991. Junto a los también finlandeses Thergothon, Skepticism llevaron la lentitud de los riffs del doom metal y las atmósferas oscuras y melancólicas a un nuevo extremo, no por nada el género tiene la palabra “funeral” en su nombre. Pero mientras Thergothon sólo llegaron a un único disco cuando el grupo ya estaba separado (“Streams From The Heavens”, de 1994), Skepticism lograron permanecer en el tiempo, lanzando clásicos del género como “Stormcrowfleet” (1995) y “Lead and Leather” (1998).

En su momento, los álbumes en vivo y las grabaciones de conciertos eran algo verdaderamente importante en la historia de una banda, ya que le daban la posibilidad a mucha gente que nunca hubiera tenido la posibilidad de ir a un recital de ver cómo era su grupo favorito arriba del escenario, en una época en la que las giras no eran tan extensas, la transmisión en directo de recitales era para pocos y la Internet sólo era un sueño. Pero en estos días, con el advenimiento de la “red de redes” y las descargas masivas, grabar álbumes ya no está ni cerca de ser tan lucrativo como antes, y muchos grupos más o menos importantes prefieren dejar pasar más tiempo entre disco y disco con tal de enfocarse en las actuaciones en vivo y las giras a través de los cinco continentes, que permiten obtener ganancias de manera más directa y segura, y editar grabaciones en vivo, para matar dos pájaros de un tiro. Eventualmente, la práctica indiscriminada de este recurso entre grupos muy grandes (cof cof Iron Maiden cof cof) ha rebajado el valor del disco en vivo en la mente de muchos. Sin embargo, de vez en cuando el anuncio de la edición de un álbum en vivo puede llegar a despertar ciertas expectativas, en especial entre fans de bandas más chicas, o si hay un elemento verdaderamente interesante. Este es el caso de Skepticism.

A siete años de su último incursión de estudio, Skepticism traen un nuevo trabajo, el flamante disco en vivo “Ordeal”. Grabado durante un recital que la banda dio el 24 de enero de 2015 en la ciudad finlandesa de Turku, “Ordeal” es el primer disco en vivo de la banda, y el trabajo donde el grupo presentó al guitarrista Timo Sitomaniemi, el primer cambio de formación en 20 años. Pero lo que de verdad llama la atención acerca de este disco, y lo que lo hace destacarse por sobre la marea de material en vivo que tenemos cada año, es que casi todas las canciones son material inédito. Exacto, exceptuando “Pouring” (extraída de “Stormcrowfleet”) y “The March and The Stream” (incluida originalmente en el EP de 1997 “Ethere” y regrabada para su inclusión en “Lead and Leather”), las otras seis canciones son totalmente nuevas, además de que todas estas están al principio del recital, todas seguidas. Es todo un desafío plantearse estrenar canciones en un disco en vivo, porque uno tiene que estar seguro de que el material sea lo suficientemente bueno para que le agrade a su público, y además… bueno, vamos a ponerlo simple: el funeral doom metal no es un género que uno de verdad piense que se preste para las presentaciones en vivo. Es un género de canciones muy largas, muy lentas, muy deprimentes y sin ninguna instancia que invite al pogo ni nada que se le parezca.

Todos estos factores en contra definitivamente hacen que el resultado de “Ordeal” sea todavía más positivo. Hablamos de un disco que espero que esté en varias listas de “lo mejor del año”, porque es toda una muestra de poder en vivo. Skepticism logran trasladar la atmósfera lúgubre y opaca de sus canciones a la presentación en vivo y la replican de manera perfecta, ayudados por un sonido espectacular que hace que no te sientas como si estuvieras entre el público mirando a la banda, sino en medio del grupo cuando están tocando estas marchas funerarias. Es más, “Ordeal” bien podría considerarse un disco de estudio si no fuera por alguna que otra instancia donde puede escucharse al público.

Todos los músicos tienen grandes actuaciones. Los guitarristas Jani Kekarainen y Timo Sitomaiemi desgranan estos riffs lentísimos mientras el baterista Lasse Pelkonen y el tecladista Eero Pöyri, este último ya sea acompañando a las guitarras o creando atmósferas de teclados, nos hacen olvidar completamente de la falta de bajo. Y el vocalista Matti Tilaeus suena como un demonio, o un muerto que acaba de salir de su tumba, y es tal cual tiene que sonar.

Las canciones nuevas son material típico de Skepticism, nada super original pero una gran adición a su catálogo. Aunque todas son super recomendables si te gusta el estilo, “March Incomplete” trae uno de los mejores momentos del álbum, con un gran solo de guitarra que comienza poco antes de llegar a la marca de 5 minutos y 30 segundos.

Como se habrán dado cuenta, mi opinión sobre este disco es súper positiva, pero no es para menos: si un disco que extiende 8 canciones a lo largo de casi 78 minutos logra mantener mi atención durante toda su duración, es que de verdad hay algo en él que es digno de explorar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s