Necrocadaveric Vomit – 2014 – Necrocadaveric Vomit EP

Necrocadaveric Vomit es un quinteto procedente de Paraná, Entre Ríos. Este EP homónimo es su primera producción de estudio.

Lo de NV es un brutal death metal mezclado con algo de grindcore. No son los campeones de la originalidad (¿Quién lo es en este género?), pero lo que hacen lo hacen bien. Hay algunas influencias de slam death metal, como en los breakdowns de “Devorada En Vida Por Cuerpos Putrefactos”, y en canciones como “Síndrome de Repulsión” y, en especial, “Necrovómito”, la banda juega con riffs, a cargo de Santiago “Capucha” Pontoni, un tanto más técnicos y complejos.

Las voces de los cantantes Joel “El Faraón” Tutau y Cristian “Batata” Heydrich son las típicas del género, debatiéndose entre los guturales graves, los chillidos más agudos y los pig squeals. Nada que no se haya visto antes, ¿pero qué sería el género sin ellas? Hasta hay ciertos momentos en que las letras, que excepto en “Putrid Flesh”, “Tortured & Impaled” y “Army Of The Zombies” están en español, pueden entenderse. El bajo de Ariel “El Chicho” Reyes sigue mayormente a las parte de guitarra, pero hay algunos momentos en que queda solo y puede lucirse, como en “Putrid Flesh”.

El disco pierde algunos puntos con el tema de la batería. No tanto por el lado de la actuación de Mathias “El Simpático” Chamorro, que se nota que tiene un dominio total de su instrumento, sino por el sonido: suena claro pero tapado en la mezcla, el redoblante es un poco débil, y en algunos blastbeats se termina volviendo una bola de ruido. Un punto a mejorar a futuro.

“Progenie del Caos”, “Necrovómito”, “Devorada En Vida Por Cuerpos Putrefactos” y “Síndrome de Repulsión” son las destacadas del disco. No es casualidad que sean las más largas, sino que las mejores virtudes de la banda salen cuando se dan más tiempo para desarrollar las canciones y que no sean tan inmediatas.

Párrafo aparte para la presentación del disco: el booklet cuenta con un gran diseño de Lucas Reynoso, que también dibujó la excelente tapa con un zombi pudriéndose y con un ojo colgando de la cuenca ocular. Simplemente me encanta.

Aunque tenga algunos puntos en contra, “Necrocadaveric Vomit” es un disco muy entretenido, en especial cuando la banda se aleja un poco de los cánones establecidos del género y saca su costado más técnico. Queda en el grupo si van a seguir esta senda o sentir que ya encontraron su sonido, pero es una buena idea pegarles una oída y sacar conclusiones por uno mismo.

Anuncios