Leviathan – 2015 – Scar Sighted


Cuatro años tuvieron que pasar para que tuviéramos nuevo material de Leviathan, el proyecto comandado en solitario por Jef Stuart “Wrest” Whitehead. La espera más larga en la historia de Leviathan se dio gracias a que la vida de Wrest ha estado bastante movida y complicada… o al menos sospecho que tu vida se debe complicar si te arrestan y condenan a dos años de probation por violar a tu novia con utensilios para hacer tatuajes.

Si los últimos acontecimientos en la vida de Wrest influyeron en su composición, queda en el ámbito de la especulación. Pero al momento de escuchar “Scar Sighted”, se pueden sentir varias diferencias con respecto a discos anteriores: este debe ser el disco más accesible de la discografía de Leviathan, una declaración muy fuerte si tenemos en cuenta que este es un proyecto que se hizo un nombre haciendo culto a la oscuridad absoluta y al sonido de baja fidelidad. Aunque los arranques y los riffs machacados siguen estando ahí, ahora se balancean con secciones más suaves y casi atmosféricas, además de tener un sonido lo suficientemente claro como para que uno pueda escuchar todos los instrumentos.

¿Esta nueva manera de enfocar la composición afecta la calidad del disco? Bueno, me atrevería a decir que este es el mejor disco de Leviathan en años, así que tal vez buscar nuevas sonoridades es lo mejor que Wrest hubiera podido hacer a esta altura.

“Scar Sighted” es de esas obras a las que hay que apreciar en toda su extensión, por lo que se dificulta elegir canciones individuales. Sin embargo, puedo decir que si este es un nuevo comienzo en la carrera de este pionero del black metal estadounidense está por verse, pero es para destacar la habilidad para cambiar sin comprometer la identidad, algo que señala a un verdadero artista.

Downfall Of Nur – 2014 – Umbras e Forestas EP

Antonio Sanna es un italiano nacido en la isla de Cerdeña pero que vive en Valeria del Mar, provincia de Buenos Aires. La cultura de su lugar de origen se refleja en la música de Downfall Of Nur, el proyecto de black metal que comenzó en 2013.

La música de Downfall Of Nur (“La caída de los Nur”, siendo “Nur” una referencia a la cultura nurágica, que habitó la isla de Cerdeña hasta hace aproximadamente 1800 años) en su primer EP “Umbras e Forestas” va por el lado más atmosférico del black metal, siendo menos “brutal” y más “siniestro” que el black más tradicional, con canciones extensas de largos desarrollos y de atmósferas oscuras como una noche de invierno. El uso de teclados, un track puramente ambiental como “Su Cànticu de Sos Montes” y cambios radicales de dirección como en “Lunas Antighas” le dan a la música un fuerte condimento casi épico que me gusta mucho en este tipo de música.

Nada de esto es algo que no se haya visto antes, pero tengo que admitir que es un estilo de black metal que me atrae y que no suelo ver mucho en la escena argentina, al menos por propia experiencia. Además, DoN tiene algunas cosas bastante llamativas, como el tema de las letras escritas en idioma sardo, algo que me recuerda a la banda siciliana Inchiuvatu o al proyecto vasco Sentimen Beltza, ambos grupos que escriben en su propio idioma y con los que DoN tienen algunas características en común a mi parecer.

Más allá de todo, lo de DoN me suena muy destacable y original dentro de la escena argentina, la cual tiene ciertas cosas en el debe en lo que a black metal se refiere. Por lo que tengo entendido, a fines de marzo DoN saca su primer LP, algo que espero mucho por lo mostrado en este muy buen EP.

Myrkur – 2014 – Myrkur EP

En un género tan sectario y extremista como el black metal, no es de extrañar que las “bandas de un solo hombre” se vean con una frecuencia mucho mayor que en otros estilos musicales. Incluso en países muy poblados, y donde seguro no falta gente con cierto gusto por la misantropía, la oscuridad, la música grabada en un baño y el maquillaje en blanco y negro, hay un enorme porcentaje de músicos de black metal que prefieren encargarse de todos los instrumentos, casi siempre argumentando que no quieren que haya colaboraciones externas que “distorsionen el mensaje y las ideas detrás de la música”.

Ahora, las bandas de un solo hombre son muy comunes en el black metal, pero ¿cuántas “bandas de una sola mujer” hay en el black metal? Es más, ¿cuántas bandas de black metal tienen a una mujer en su formación? En un principio, sólo podía recordar a Tyrannizer, cantante de la banda de thrash/black alemán Nocturnal, pero según esta lista hecha por un usuario de RateYourMusic hay más de las que uno pudiera llegar a pensar. Incluso así, la desproporción entre hombres y mujeres es enorme, y no es que otros géneros pesados estén mucho mejor (más allá de las pioneras de Girlschool, de todas las bandas de metal gótico con mujeres cantantes, y los ejemplos de Anneke van Giersbergen en The Gathering, Tarja Turunen en Nightwish y, ya metiéndonos en el metal extremo, Sabina Classen en Holy Moses y Angela Gossow en Arch Enemy), pero parece ser que el black metal es un género particularmente repelente al género femenino.

Todo esto dio para que llamara enormemente la atención del público metalero cuando el sello estadounidense Relapse anunció la edición del EP debut de una banda de black metal llamada Myrkur (una palabra en islandés que significa “oscuridad”, tal vez tomada de la canción de la banda islandesa Sigur Rós llamada “Myrkur”), que tenía la particularidad de tener a una mujer tocando todos los instrumentos. Ya con ese detalle bastó para que saltaran las alarmas, pero cuando se reveló que la que estaba detrás de este proyecto era una muy linda chica de 29 años, de origen danés pero residente en Estados Unidos, llamada Amalie Bruun, que también canta en una banda indie pop llamada Ex Cops y a veces trabaja como modelo, todo se fue, con perdón del chiste malo, al diablo,. ¿Una modelo de publicidades de Chanel tocando black metal? “Por Satanás, ¿¡qué está ocurriendo?!”, habrán pensado los fundamentalistas del género, tan poco adeptos a los cambios, a las propuestas que se desvíen aunque sea un centímetro de los cánones establecidos y a los tiempos cambiantes (para darles dos ejemplos de esto sólo busquen sobre la controversia por la irrupción del black metal hipster de Liturgy, aunque las críticas también tenían mucho que ver con que Liturgy era una banda bastante pedorra, y por la irrupción de Deafheaven, con su black metal mezclado con shoegaze y su disco de tapa rosa homenaje a Pulp que llegó a la Rolling Stone).

Como decía, Myrkur tiene a Bruun como único miembro oficial, aunque la batería del EP fue programada por un sueco llamado Rex Myrnur, mientras Bruun se encargó de las guitarras, el bajo y las voces. Ahora, ¿cómo suena Myrnur? Bueno, si creés que el black metal sólo puede ser blasfemo, crudo e inaccesible, tengo que decirte que esto no es para vos. Pero si no sos de esos, e ignorás toda la controversia emanada casi exclusivamente por el ala más conservadora del black metal, te digo que este EP de Myrkur amerita como mínimo una escucha, porque es muy interesante la manera en que Bruun combina momentos de frío black metal, como los de “Må du brænde i helvede” con las voces angelicales y secciones más ambientales de propuestas como las de Alcest, como en el interludio “Frosne Vind”. Hay momentos donde Bruun hasta se anima a las voces más podridas y a bajar un cambio con la velocidad y meter algún medio tiempo, como en “Nattens Barn”. Claro, tampoco es algo que vaya a revolucionar la historia del black metal y vaya a marcar un antes y un después en el género, pero sinceramente la propuesta de Myrkur es muy interesante y da para especular.

¿Tiene alguna contra el disco? Bueno, probar con mayor variedad de estructuras y conseguirse un baterista de carne y hueso le haría muy bien. Aunque estamos hablando de la primera producción de un proyecto que recién comienza, así que sus faltas nos son tan graves y sus aciertos se magnifican, Sólo falta esperar el LP debut, anunciado para 2015, para poder confirmar todas las cosas buenas que Myrkur prometió en este EP.