Theatres des Vampires – “Candyland”: un sorpresivo teatro gótico

x57zqnj

Durante la reseña de “Delirium”, mencionaba que Lacuna Coil habían logrado entrar al mercado estadounidense al meter bastante del sonido de moda a principios de la década del 2000 a su estilo gótico. Esto viene porque a pesar de haber tenido una evolución en su sonido bastante similar, los también italianos Theatres des Vampires no tuvieron la misma suerte.

Y no es que a este grupo formado en 1994 le faltara mérito para lograrlo, pero es un tanto complicado tener éxito con un sonido como el de Theatres des Vampires si la banda no puede decidirse en lo que quiere hacer, porque a lo largo de su carrera el único elemento constante en su propuesta han sido las letras sobre vampiros y sangre: pasaron del black melódico al black gótico con voces tanto masculinas como femeninas, de ahí al gótico puro y de ahí a meter elementos industriales, todo en el transcurso de unos pocos discos. Tampoco ayudó el tener un nombre de pronunciación complicada de definir desde la escritura, el no poder mantener una formación fija (la banda se quedó sin miembros originales en 2006), y que su estilo fuera demasiado oscuro y pesado para el fan de Evanescence y demasiado electrónico para el de Cradle of Filth, pero creo que la primera es la mayor razón.

Teniendo todo esto en cuenta, no me acerqué a “Candyland”, noveno o décimo disco de la banda si tomamos en cuenta o no la regrabación que hizo el grupo de su debut “Vampyrìsme, Nècrophilie, Nècrosadisme, Nècrophagie”, con la mayor de las expectativas. Mi curiosidad estuvo más relacionada con ver cuál sería el rumbo que tomaría la banda en este nuevo trabajo

Para mi sorpresa, “Candyland” terminó resultando un trabajo bastante disfrutable, sin grandes canciones pero con una buena calidad bastante constante a lo largo del disco.

A lo largo de los 40 minutos del álbum, se pueden escuchar una variedad de facetas del sonido más accesible de Theatres des Vampires, desde las pesadas “Morgana Effect” y “Seventh Room”, hasta “Parasomnia” y su riff de heavy melódico acompañado de teclados, pasando por la lenta y melódica “Pierrot Lunaire”. Las canciones se sostienen, más que nada, en los riffs pesados a lo Rammstein del recientemente incorporado guitarrista Giorgio Ferrante y las voces melódicas de Sonya Scarlet, establecida como cantante principal desde la salida de Lord Vampyr en 2004. Scarlet logra compensar un rango algo acotado con una buena actitud frente al micrófono, mientras el bajista Zimon Lijoi y el baterista Gabriel Valerio, los miembros más longevos del grupo, cumplen con su cometido sin mayor protagonismo, más allá de algunas voces acompañando.

“Photographic”, el cover de Depeche Mode, bien puede ser la instancia más deslucida del disco: es un gusto personal, pero no me terminan de cerrar los covers demasiado parecidos a las canciones originales como en este caso. Además, los covers gótico/industriales de canciones de Depeche Mode son demasiado obvios, aunque sean de sus discos de la etapa pre dark.

Dicho eso, “Candyland” tampoco es la clase de disco que a uno le vaya a volar la cabeza, pero muestra a una banda que logró meter esta clase de nuevos sonidos en su propuesta de una manera coherente. A decir verdad, este puede ser el disco más redondo que los italianos hayan sacado últimamente, y es un trabajo interesante para aquel que se haya terminado decepcionando con la vergüenza que fue el último de Lacuna Coil.

Comentarios de fin de año

Como cierre del año, me gustaría hacer un repaso, en forma de comentarios cortitos, de algunos discos que, por falta de tiempo o por cualquier otra razón, no entraron en las reseñas que hice a lo largo de 2014. Creo que el haber comenzado el blog a mitad de año me perjudicó para poder ver la totalidad de los lanzamientos del 2014, pero para este 2015 espero que se vengan más reseñas y más y mejores discos. Quisiera hacer una mención especial a los discos de Exodus, Overkill, Lantlôs, At The Gates, Mayhem, Panopticon, Prong, Inquisición, Septicflesh, Behemoth y muchas otras bandas más que sacaron muy buenos discos en este 2014.

GODFLESH – “A WORLD LIT ONLY BY FIRE”

13 años tuvieron que pasar para que tuviéramos un nuevo LP de los ingleses Godflesh. Durante ese tiempo, su líder absoluto Justin Broadrick se dedicó a proyectos de todo tipo siendo el más conocido Jesu, donde explora su lado más “suave”, mientras el bajista G.C. Green literalmente desapareció de la faz de la Tierra. Luego de su reunión de 2010 y del EP “Decline & Fall”, de junio de 2014, “A World Lit Only By Fire” es el primer LP de Godflesh desde “Hymns” de 2001. El nuevo disco muestra a Godflesh en una “vuelta a las raíces” de sus primeros discos, particularmente de su debut “Streetcleaner”, con las baterías programadas y atmósferas asfixiantes que influenciaron a todas las bandas de metal industrial, y que a su vez los hizo una banda que no se parece a ninguna otra de su estilo.  AWLOBF es un regreso espectacular la Carne de Dios, tal vez un poco más aggiornados (la producción y el sonido son millones de veces mejores que en sus primeros discos, y Justin Broadrick usó una guitarra de ocho cuerdas), pero con la misma furia de siempre.

JUDAS PRIEST – “REDEEMER OF SOULS”

Otro de los regresos del año fue “Redeemer of Souls”, el nuevo disco de las leyendas Judas Priest. Aunque, a diferencia de Godflesh, Judas Priest no se separaron ni nada por el estilo, el último disco de estudio, “Nostradamus”, databa del 2008, y lo mostrado en ese disco distaba mucho del mejor Judas, tal vez ahogado en la pretenciosidad típica que puede llegar a tener un disco doble conceptual. “Redeemer of Souls”, por suerte, es un tremendo salto de calidad con respecto a “Nostradamus”, ya que muestra al Sacerdote volviendo a los riffs que tanto se le extrañaban, aunque en un ambiente un poco más calmado que se ajusta a la voz más madura de Rob Halford, que con 63 años sigue demostrando por qué es uno de los cantantes con mayor personalidad del heavy metal. Aunque no estamos hablando del nuevo “Killing Machine”, “Screaming For Vengeance” o “Painkiller”, es un muy buen disco de esta leyenda, con canciones como “March Of The Damned”, “Dragonaut” y la pesadísima “Metalizer” como muestras de que, aunque sea el primer disco sin el histórico guitarrista K. K. Downing (reemplazado por el joven Richie Faulkner) Judas siempre va a ser Judas.

TRIPTYKON – “MELANA CHASMATA”

Después de que Celtic Frost editara el monumental “Monotheist” en 2006 (considerado por muchos como el mejor disco de la carrera de los suizos) y de que la banda se separara en 2008, Thomas Gabriel Fischer, más conocido como Tom G Warrior, formó Triptykon, que con la edición de “Eparistera Daimones” en 2010 se conformó como la banda que continuaría con el legado de Celtic, tanto en formación como en sonido. Cuatro años después llega “Melana Chasmata”, que continúa con la línea planteada por su antecesor: esa mezcla de metal gótico, doom, death y black metal (que, ¡oh casualidad!, son todos géneros de los que Celtic Frost pueden jactarse de ser pioneros) condensada hasta alcanzar un nivel de pesadez y sofisticación inaudito. Con casi 70 minutos de duración y canciones considerablemente largas, no es un disco que entre de primera, sino que debe escucharse con detenimiento para descubrir todos los detalles que oculta y que lo hacen uno de los mejores discos del 2014.

VALLENFYRE – “SPLINTERS”

Gregor Mackintosh, conocido por ser el guitarrista de los ingleses Paradise Lost, comenzó Vallenfyre en 2010. El primer disco de la banda, editado en 2011 y titulado “A Fragile King”, sirvió como una suerte de terapia del guitarrista para recuperarse de la muerte de su padre en 2009, a causa de un cáncer de pulmón. El sonido de Vallenfyre se puede relacionar con los primeros años de Paradise Lost, lejos del metal gótico por el que se hicieron conocidos y más cercano al death metal old school de sus primeros años, sobre todo en la voz de Mackintosh, que acá también se encarga de las voces. “Splinters”, el segundo disco de la banda, no se aleja un centímetro de esa fórmula de tupá-tupá, blastbeats y rebajes doom. Canciones como “Scabs”, “Instinct Slaughter”, “Aghast” y “Dragged To Gehenna” muestran a Mackintosh cómodo en su doble papel de vocalista y guitarrista, y a  Vallenfyre como una banda a tener en cuenta si uno busca death metal sucio y tenebroso.

BLOODBATH – “GRAND MORBID FUNERAL”

Greg Mackintosh no fue el único miembro de Paradise Lost que exploró sus orígenes deathmetaleros este año, porque a esa lista se puede agregar a su compañero Nick Holmes, cantante de PL. En este caso, Holmes no necesitó fundar una nueva banda, sino que le bastó con sumarse a Bloodbath, el supergrupo del death metal sueco, reemplazando a Mikael Åkerfeldt, el líder de Opeth que fungía como cantante y que se fue del grupo en 2012 para poder enfocarse en su banda principal. Lo de Bloodbath, en este disco y en sus anteriores, es simple en los papeles: death metal clásico, pesado y rápido, pero sin pasarse de revoluciones. Muchos tenían sus dudas acerca del papel de Holmes, que no pudría la voz desde los primeros días de Paradise Lost, pero en “Grand Morbid Funeral” no muestra problema alguno en ese aspecto. Death metal old school tocado por una banda que parece un reloj, ¿qué más querés?

 PALLBEARER – “FOUNDATIONS OF BURDEN”

Con este y con “Sorrow and Extinction”, su debut de 2012, Pallbearer tuvo una repercusión inaudita para una banda de doom metal. Claro, no hablamos de una banda de doom metal común, esas del revival de los últimos años en las que muchas se limitan a copiar lo hecho por Black Sabbath y Pentagram, sino que lo suyo va más por una mixtura de Cathedral, Candlemass y bandas por el estilo, mucho más melódicas y “épicas”. Es más, “épico”, junto con “melancólico” y “masivo”, son términos que se puede aplicar para hablar sobre la música de Pallbearer: canciones muy largas, varias veces superando los 10 minutos, con largos desarrollos instrumentales, gran presencia del bajo, voces mayormente melódicas y letras muy oscuras. “Foundation of Burden” es un disco al que una escuchada no le basta, sino que se necesitan varias para poder apreciarlo, y para poder descubrir a una de las bandas más interesantes aparecidas en los últimos años en el universo metalero.