Terminal – “Zadnji Izlet” (single): buenas noches, y buena suerte

hagplth

Por si no recuerdan la reseña que hice anteriormente de este extraño experimento, permítanme recordarles: Terminal es un proyecto de Tobias Lindqvist, que los más avispados tal vez recuerden como el bajista de los speedmetaleros suecos Enforcer. Aunque el tributo a los ochentas está muy lejos de ser algo nuevo, Lindqvist decidió abordarlo desde una visión bastante original: hacer un homenaje a grupos como Credo, Pokolgép y Magnit, bandas de heavy metal del bloque soviético de los ochentas. El homenaje llega al punto de tener las letras completamente en esloveno, algo bastante llamativo más allá de que sólo una porción muy pequeña de la población mundial pueda llegar a saber si son siquiera gramaticalmente correctas.

Después del demo “Heavy Metal Lokomotiva / Slovo” de 2014 y el single “Satanski naročila / Črna smrt” de 2015, yo no podía ser el único que estaba esperando que Lindqvist se pusiera las pilas y sacara aunque sea un EP o incluso un LP, para darle una forma más elegante a este proyecto. Es por eso que la salida de “Zadnji Izlet” me tomó un tanto por sorpresa, para bien y para mal: para bien porque siempre es bueno tener nuevo material de un grupo que logró balancear el homenaje y la personalidad propia, y para mal porque parece ser que este single es el fin de Terminal. Puede que se retome en algún momento, pero por ahora las seis canciones que salieron son lo único que vamos a escuchar de Terminal.

Pero bueno, vamos a dejar de lado los lamentos y a enfocarnos en lo que tenemos ahora. “Zadnji Izlet” contiene dos canciones que suenan un tanto diferentes del resto del material de Terminal, aunque no hubiera quedado fuera de lugar si hubieran entrado en un LP de Terminal. “Epilog”, la canción más larga de la corta discografía de Terminal con sus siete minutos y monedas, tiene el filo metálico característico del resto de las canciones del proyecto incluso con su tempo lento y esos teclados que suenan como grabados en una iglesia. Suena hasta progresiva en ciertos momentos, en una mezcla de estilos que era característica de las bandas a las que Termina busca homenajear.

“Zadnji Izlet”, la canción título, es bastante más llamativa en cuanto a su estilo: es una balada bastante suave que va alternando entre el protagonismo del piano y la presencia del resto de los instrumentos, una especie de “power balada” de una época antes de MTV. No está nada mal, pero luego de cuatro canciones de gloria metálica soviética (!) se puede hacer un tanto pesada, y en eso no ayuda que dure casi seis minutos y sea el tema que abre el single. Aunque la parte que arranca a los 3:33 es ganchera en esa especie de dramatismo cursi pero efectivo y cautivante.

Al final, podemos concluir en que “Zadnji Izlet” está uno o dos pasos por debajo de sus hermanos mayores, algo que no es tan malo considerando lo alta que habían dejado la vara esos lanzamientos, Lo mejor hubiera sido meter un tema más enérgico y dejar la balada para el final, pero así como está no está nada mal como broche de oro a la ínfima carrera de Terminal, un excelente homenaje a esos grupos que dieron el grito metálico desde detrás de la cortina de hierro.

Terminal – 2015 – Satanski naročila / Črna smrt (7”)

En una entrevista a la revista argentina Jedbangers, el sueco Olof Wikstrand (cantante, guitarrista, líder y mente maestra detrás de paladines del speed metal Enforcer) mencionaba, entre sus influencias, a bandas como los rusos Credo y los húngaros Pokolgép, grupos que practicaban una mezcla entre el sonido de Iron Maiden y Judas Priest con influencias de música clásica, pero que no pudieron conseguir una verdadera exposición dentro de la escena occidental por haberse dado a conocer durante la Guerra Fría en países del bloque soviético. Claramente Olof es un tipo bastante nerd, por eso lo queremos tanto y “From Beyond” es uno de los discos del año.

Pero en esta ocasión no vamos a hablar de Enforcer en particular, aunque tampoco nos iremos tan lejos, porque resulta que el bajista Tobias Lindqvist también se considera súper fan de esos grupos. Desconozco si ya lo era de antes o fue Wikstrand el que le contagió su gusto por el metal pesado oriundo de detrás de la Cortina de Hierro, pero el punto es Lindqvist no se contentó con simplemente escuchar a esos grupos, sino que decidió armar un proyecto propio para rendir un tributo explícito a esas bandas.

Terminal es el nombre de este proyecto de Tobias, quien al parecer se encarga de todos los instrumentos. Luego de un demo de dos canciones editado en cassette que agotó toda la edición, Tobias nos trae un single editado en vinilo. Lo llamativo del proyecto es que a Tobias no le bastó con reconocer la tremenda influencia de sus grupos, sino que decidió que las letras no estuvieran ni en inglés (el idioma obviamente predominante en la escena internacional) ni en sueco (el idioma materno de Tobias), sino en esloveno, algo que me recuerda a Kypck (si no los conocen, son una banda de doom metal finlandesa con letras en ruso). Si, puede sonar como una bizarreada total y tal vez lo sea, pero “Satanski naročila” (algo así como “Contratos satánicos”) y “Črna smrt” (“Muerte Negra”) son dos tremendas canciones, con un enorme gancho. La primera es más rápida, y recuerda muchísimo a los mismos Enforcer, tanto que podría ser alguna grabación perdida de los suecos si no fuera por el tema del idioma. Pero “Črna smrt” es incluso mejor: es más lenta pero todavía más melódica, con un trabajo de guitarras impresionante y partes de piano muy atmosféricas. Tobias no llegará a los agudos de Olof, pero no los necesita, porque sabe cómo hacer una buena línea melódica.

Honestamente espero que Terminal no sea sólo una curiosidad en la carrera de Tobias, porque hay un enorme potencial detrás de este proyecto. Las canciones son muy buenas y te hacen olvidar totalmente del hecho de que las letras perfectamente no podrían tener sentido, porque esta es una banda formada por un nerd, para nerds. ¿Se vendrá por fin el álbum? Espero que sí.