Cobra Sarli – 2013 – Volumen I

En el comentario anterior, acerca del EP “Bestial Obscure Metal Kaos” de Black Vul Destruktor, mencionamos a una banda de black metal llamada Mariana Nannis. En este comentario, vamos a hablar de otra banda que decidieron usar un nombre en homenaje (!) a una celebridad (!!!) argentina.

Cobra Sarli es un cuarteto porteño, establecido en el año 2007 y formado actualmente por Lucas Kapovic en voces, Juan Sebastián Rottondi en guitarra, Nicolás Pérez Lugones en bajo y Adrián de Undurraga en batería. El debut discográfico se dio en el año 2009, con el EP “Get in the bomb”, que contaba con Pablo Sangineto en la batería.

Para “Volumen I”, el debut en formato LP aparecido en el 2013, se dieron dos cambios: Adrián de Undurraga tomó el puesto de Sangineto en la batería y, de seguro lo más notable, la banda abandonó el inglés de las primeras canciones para pasar a componer en castellano.

La banda practica un hard rock de alto voltaje, con canciones a los palos, letras bien explícitas (ayuda el uso del castellano para componerlas), solos incendiarios y estribillos explosivos. Bandas de la movida escandinava del garage rock de los 90s, como Backyard Babies, Turbonegro y The Hellacopters, y bandas más actuales como Hardcore Superstar, suenan como mayores influencias.

El disco arranca con “Clint Eastwood”, una intro de aires western que, obviamente, homenajea al famoso actor. A partir de ahí, hard rock, garage rock, punk, algo del glam más sucio, Cobra Sarli licúa todos estos estilos. Canciones como “Nena”, “Enfermo, “Los Días Calientes” y “Sin Mirar Atrás” invitan al pogo, y se destacan en un disco sin baches, que recién baja la adrenalina en la última canción, “Squirter”, donde en un aire casi de balada (para los estándares de la banda), se hace un pequeño homenaje a las “squirter” (según Internet, es un término utilizado en el mundo del porno para llamar a las “mujeres que eyaculan”).

Como dije, las letras son bien explícitas en muchas ocasiones y pueden llegar a tirar para atrás a aquellos que no estén acostumbrados a escuchar letras semejantes, o al menos que no estén acostumbrados a escuchar letras así en español. Pero si no te importa el grito de ‘¡hoy te acabo adentro!’ al final de “Combate” y estás dispuesto a sacrificar un poco de profundidad lírica en pos de tener unas muy buenas canciones bien al palo, te invito a escuchar este muy buen disco y, si se puede, ver a la banda en vivo, que de seguro es la ocasión donde mejor se pueden apreciar las canciones.

Anuncios