I The Intruder – 2015 – Exilium

qpt57zk

Aunque no sé hasta qué punto el inicio de un nuevo ciclo de rotación de la Tierra alrededor del Sol pueda llegar a afectar nuestras vidas, creo que muchos lo ven como una manera de marcar un punto de división en su existencia, un antes y un después si se quiere. Así que me parece correcto desearles a todos un muy feliz año, y que durante estos 366 días puedan cumplir todos los objetivos que no pudieron llegar a cumplir en los 365 días anteriores.

Dicho eso, vamos a pasar a la primera entrada del año 2016, y para eso nos vamos a ir un tanto lejos de los típicos lugares de donde vienen las bandas de las que solemos hablar acá. Más precisamente vamos a ir a Túnez, al norte de África y sobre la costa mediterránea. En este país reside Mahdi Riahi, un músico procedente de la ciudad costera de Kelibia, y vocalista y guitarrista del grupo de death metal Vomit The Hate y tecladista de Ulcerium, que decidió crear un proyecto unipersonal al que nombró I The Intruder mientras se encontraba en la ciudad francesa de Nancy.

“Exilium”, el debut de I The Intruder, es una buena muestra de talento por parte de Riahi, quien se encargó de todos los instrumentos. A lo largo de cuatro canciones y 12 minutos, este EP se apega, en su mayor parte, a la típica fórmula del death metal técnico, como los riffs ultra complejos y las baterías que parece que estuvieran a punto de partirse por todos los blastbeats que les dan. Elegir alguna canción de esta onda sería un tanto inútil, porque cualquier podría ser una buena elección: casi siempre, elegir una canción en este estilo es elegirlas todas.

Pero también hay algunas secciones que cuentan con características sumamente destacables si se llegaran a desarrollar a futuro. A esta categoría pertenece “The Infection”, el cual creo que es el track más interesante, con un inicio reposado y metiendo una sección con baterías cercanas al drum & bass cerca del final, todo en apenas un minuto y 47 segundos. De verdad es que me gustaría ver más material cercano a esta canción en el futuro, como una manera para encontrar un sonido verdaderamente propio en un universo tan superpoblado como el del death metal técnico.

Aunque no es algo que siento que pueda atraerle a alguien que no sea fan del estilo, las canciones se mantienen brutalmente entretenidas, con suficientes cambios de atmósfera como para no aburrir ni volverse monótonas como suele ocurrir con tantos discos del estilo. 12 minutos para volarte la cabeza con buen death metal.

Música en Bandcamp

Bandcamp es una gran herramienta para todos aquellos que quieran tener una buena difusión de su música. Ya sea dejando que bajen el disco gratis o poniéndole un precio, es una buena alternativa a simplemente subir el disco a Mediafire o Mega e ir dejando el link en foros.

Por eso, creo que es una buena idea dejar algunas recomendaciones de artistas con trabajos en Bandcamp, a la manera de lo que hacían los encargados de http://www.esteifri.com

Los links llegaron a mí a través de los threads de Bandcamp de 4chan y 8chan. Es toda música bastante variada, lo que le da otro sabor. Voy a intentar hacer un post de “Música en Bandcamp” regularmente.

___________________________________________________________________

W∆ter Overdo$e – Domestic Fatigue

Bandcamp: wateroverdose

Año: 2015

País: Francia

Tags: experimental instrumental hip hop rock ambient bass chill downtempo downtempo experimental easy listening electronic music experimental experimental electronic experimental pop

¿Lo qué?: ¿Pop ambiental? Ponele que sí.


___________________________________________________________________

The Saint Moving Hills – We Destroyed Their Heaven but Nightmares Are Following Us, Persistently

Año: 2015
País: Eslovaquia
Tags: rock art rock instrumental rock minimalist post-rock Bratislava
¿Lo qué?: Post rock instrumental, muy atmosférico y con largos desarrollos. Copado.


___________________________________________________________________

Connor Leary – Add Some Colour

Bandcamp: Connor Leary

Año: 2015

País: Canadá

Tags: college rock rock alt rock alternative birtpop indie rock Toronto

¿Lo qué?: Lindas canciones pop. A veces como unos Beach Boys indies.


___________________________________________________________________

Gio – Manhattan

Bandcamp: https://sunsetjunctionrecords.bandcamp.com/album/manhattan

Año: 2015

País: Estados Unidos

Tags: alternative folk indie folk indie rock instrumental lofi psychedelic rock Virginia

¿Lo qué?: Tristes canciones folk invernales. Instrumental.

___________________________________________________________________

Aüva – Light Years

Bandcamp: Aüva

Año: 2015

País: Estados Unidos

Tags: indie pop psychedelic rock surf Boston

¿Lo qué?: Surf pop indie psicodélico. O algo así.

Varios Artistas – 2012 – Hotline Miami: Official Soundtrack

Este disco cae en varias categorías de trabajos y estilos a los que no les suelo prestar atención, por razones variadas:

– Es un soundtrack: el problema al reseñar bandas de sonido o “soundtracks” se da al momento de decidir si hay que analizar las composiciones en relación al uso que se le da en la narrativa o si se las puede analizar como algo individual y que se sostiene por si mismo;
– No sólo es un soundtrack, sino que es un compilado de varios artistas: los soundtracks de este tipo, en especial en películas modernas, suelen ser más “rejunte de éxitos recontra quemados, rellenos y sobras de grabaciones” que otra cosa. Además, no es extraño que veas la película, escuches el soundtrack y tengas muchos problemas recordando en qué momento sonó esa canción;
– No sólo es un soundtrack compuesto por canciones de varios artistas, sino que también es el soundtrack de un videojuego: aunque últimamente los soundtracks de videojuegos suelen tener más esfuerzo que los de las películas, se agrega el problema que si estás jugando el videojuego no tengas mucho tiempo para apreciar la música mientras cagás a tiros a alguien;
– No sólo es un sountrack compuesto por canciones de varios artistas que aparecen en un videojuego, sino que es casi totalmente música electrónica: aunque nunca llegué a un extremo Pappo de desagrado con la música electrónica, casi siempre siento que a tanto punchi punchi y ruiditos les falta el sentimiento humano, eso que nos permite conectarnos con los sonidos y los ritmos como algo que otra persona hizo. Que muchos de los artistas de música electrónica más populares del momento causen que se me vengan a la mente imágenes de boliches llenos de la gente más careta y desagradable del mundo tampoco ayuda.

Pero resulta que este disco, el soundtrack del súper éxito indie Hotline Miami, es una de excepción a cada una de las visiones que tengo de los conceptos antes mencionados: es un soundtrack que funciona dentro y fuera de la narrativa del trabajo narrativo, es un compilado de varios artistas que funciona como una perfecta unidad; es el soundtrack de un videojuego que verdad se nota dentro del mismo y cambia tu perspectiva del mismo, convenciéndote que el juego no sería lo mismo sin ellas; y si es un disco de música electrónica, es uno de los mejores discos de música electrónica que haya escuchado.

Hablemos un poco del juego para ponernos en contexto: Hotline Miami es un juego del 2012 que se convirtió en uno de los juegos independientes más exitosos de los últimos años, con una personalidad avasallante creada a partir de la conjunción de sus gráficos pixelados, sus colores increíblemente vivos, su estética ochentosa, su extrema violencia, su elevada dificultad y su narrativa, una de las más retorcidas y crípticas que se hayan visto. En semejante contexto, el soundtrack juega un papel fundamental, gracias a la mezcla de los típicos ritmos “punchi punchi” con elementos house, funk, psicodélicos y, en algunos casos, de tinte bastante oscuro. Estas canciones no están ahí simplemente como excusa para sacar un compilado y ganar algún mango.

¿Ejemplos? “Horse Steppin'”, de Sun Araw, es un calido paseo psicodélico por la playa de más de 10 minutos; “Hydrogen” y “Paris”, de M|O|O|N, son dueñas de algunas de las mejores líneas de bajo que vayas a escuchar en tu vida; “Hotline”, de Jasper Byrne, suena a una cálida noche en Miami en la que estás de humor para cagar a tiros a alguien desde el auto; y, en la canción más orientada al rock, y la más directamente aterradora no sólo por la situación en la que aparece sino también por la canción en si, “Silver Lights” de Coconuts suena como si Sunn O))) quisieran agregarle un toque más melódico “shoegazero” a su música. Estas son sólo algunas elecciones, porque hablamos de un soundtrack de 22 canciones y más de 90 minutos, pero que de verdad vale la pena para derribar algunos prejuicios y, de paso, meterse en una experiencia en verdad única.

 

Alcest – 2014 – Shelter

Luego de un disco debut (“Souvenirs d’un autre monde”, de 2007) que tomó por asalto el mundo del black metal, y de otros 2 discos donde Alcest creó una fórmula que copiaron cientos de bandas, llegó lo que se veía venir desde hacía tiempo: Alcest abandonó cualquier rastro de black metal que quedaba en su sonido. En los discos anteriores la banda navegaba por las aguas turbulentas de ese choque de universos que es el blackgaze, creando atmósferas melódicas y suaves difíciles de relacionar por si solas con cualquier elemento del black metal sin sonar forzado, pero que siempre incluían elementos como voces podridas que recordaban sus orígenes. Es en “Shelter”, su cuarto disco, donde la banda termina por abrazar estilos como el shoegaze, el dream pop y algo de post rock como la base única de su sonido. Ahora, ¿este abandono del black metal resulta en una pérdida de identidad? Para nada: Neige (el alias de Stéphane Paut, líder de la banda) es un compositor con un estilo muy personal, que va a sonar a él en el estilo que se desempeñe.

“Shelter”, en inglés, quiere decir “refugio”, y también “abrigo”. Ambas palabras son perfectas para hablar de este disco. Canciones como “La Nuit Marce Avec Moi”, “Voix Sereines” y “Shelter” crean atmósferas cálidas y cercanas, y al mismo tiempo gozan de un gancho inaudito para el género. Tal vez “Away”, sin ser una mala canción, es la que quede más descolgada al ser cantada por Neil Halstead (cantante y guitarrista de Mojave 3 y Slowdive) en vez de por Neige y por ser la única con letras en inglés.

La producción es super limpia pero sin sonar sobreproducido, algo tan difícil de lograr en estos días, con un gran tono de guitarras. La elección de productores y masterizadores demuestra que Neige estaba buscando nuevos horizontes: el disco anterior, “Les Voyages de L’Ame”, fue grabado junto a Ulf Theodor Schwadorf, miembro de los alemanes Empyrium, mientras que este fue grabado junto a Birgir Jón Birgisson, el productor de la banda de post rock islandesa Sigur Rós. La masterización corrió a cargo de Neb Xort, tecladista de los blackmetaleros sinfónicos franceses Anorexia Nervosa, junto a Joe Laporta, más relacionado con bandas de rock alternativo como Neutral Milk Hotel, Vampire Weekend y otras. Hasta la tapa, con esas manos que parecen querer alcanzar el Sol, contrasta con los tonos oscuros de los discos anteriores.

“Shelter” ya es un punto de inflexión en su discografía, como antes lo había sido el EP “Le Secret” en 2005. A partir de acá, sólo les queda mirar para adelante y seguir con su camino, sin ninguna atadura a ningún pasado que pueda evitar que avancen.