Blues Pills – 2014 – Blues Pills

La movida del retro rock, y sé que esto va a sonar como un chiste estúpido, ya no es algo nuevo. Blood Ceremony, Ghost, los trágicamente desaparecidos The Devil’s Blood, Graveyard, Jex Thoth y Uncle Acid & The Deadbeats, entre otros, ya le mostraron al mundo esa mezcla de hard rock setentoso con teclados, blues y, en los casos más pesados, doom y stoner metal. A esta altura, ya sabemos qué podemos esperar de este tipo de bandas, pero eso no significa que no puedan salir formaciones interesantes de este rejunte de hippies pesados que nos hagan decir “uh, mirá qué copado que está esto”.

Los “suecos” Blues Pills son una de esas bandas, y en los últimos tiempos vienen dando bastante que hablar. Se formaron en diciembre de 2011 y cuentan con la sueca Elin Larsson en voces, los medio hermanos estadounidenses Zack Anderson y Cory Berry en bajo y batería, ambos ex Radio Moscow, y el francés Dorian Sorriaux en guitarra. Poco después de grabar este disco, Berry se fue de la banda y fue reemplazado por el sueco André Kvarnström.

Lo de Blues Pills cruza el hard rock 70s, el blues y el rock psicodélico, con las voces de Larsson, con mucho de Janis Joplin y por consiguiente con mucho de soul, dándole el toque de personalidad que muchas bandas de la movida retro no terminan de, o no se molestan en, desarrollar. Tampoco es que lo de BP sea la próxima revolución musical, pero no creo que busquen serlo porque lo suyo no va por ese carril, sino por el de componer buenas canciones, algo de lo que también se olvidan muchos músicos de esta movida al querer focalizarse en simplemente copiar a una banda en particular.

Además de las buenas canciones, lo que hace interesante a este disco debut es la variedad. Porque a pesar de que BP se mantienen en cierto rango de sonido, también logran darle matices y características propias a cada una de las canciones que les permiten destacarse por si solas. Podemos escuchar influencias de Led Zeppelin, de Cream, de Janis Joplin, Jimi Hendrix (puro wah wah en varios pasajes) y bandas de ese estilo, pero sus influencias están licuadas de tal manera que, aunque recuerde a esos grupos, no termina siendo una copia tal cual.

“Blues Pills” es un debut super sólido. Algunas de las canciones más destacadas son “Ain’t No Change”, “Black Smoke”, “Little Sun”, “No Hope Left For Me” y “Gypsy”, aunque si fuera por mí listaría todas las canciones, porque no hay canciones malas y todas son de 7.5 para arriba. La producción es perfecta, manteniendo el espíritu retro pero con la tecnología actual que logra un sonido claro pero orgánico.

Blues Pills es una de las bandas más destacadas de la movida retro que hayan salido en los últimos años, y todo indica que las cosas sólo pueden mejorar a futuro. Sólo es cuestión de esperar a ver hasta donde llegan. ¿Quién lo diría? Una banda que logra algo interesante, ganchero y atrapante sin hacer nada absolutamente nuevo. Lo que se dice, talento.

Anuncios