Mastodon – 2014 – Once More ‘Round The Sun


Ser una de las bandas más populares del universo heavy metal post-2000 puede llegar a ser una posición envidiable, pero la presión que provoca tener que mantener esa posición puede no llegar a serlo tanto. Ni te digo si no se supusiera que esa banda pudiera llegar a ser popular.

Mastodon es un gran ejemplo: un cuarteto que combina a Neurosis, Thin Lizzy y Metallica y que se hicieron conocidos con discos conceptuales sobre ballenas gigantes y los elementos que componen el mundo. Claramente no es algo que pueda suponerse que pudiera vender muchos discos, pero los planetas de alinearon y terminó ocurriendo. Claro, tener que mantener esa posición debe ser enorme, algo que se pudo ver en “The Hunter”, su disco de 2011: el más accesible, al menos comparado con la explosión progresiva de su antecesor “Crack The Skye”, y, para muchos, el más flojo de la banda. Más allá de la opinión que uno pueda llegar a tener de ese disco, se lo puede ver como un disco de transición entre lo más rebuscado de los primeros álbumes a algo más directo y ganchero.

Combinando un fuerte componente stoner/psicodélico y los rebusques progresivos de discos anteriores con un mayor uso del formato canción, “Once More ‘Round The Sun” bien puede ser eso que “The Hunter” buscó y no logró ser: la mezcla perfecta de gancho extremo, pesadez y complejidad. Estribillos explosivos, coros, la participación extendida de los miembros en las voces, secciones super rifferas, psicodelia, todo forma un cóctel del que beben todas las canciones.

Canciones como “High Road”, “The Motherload”, la extensa “Diamond In The Witch House”, el inicio psicodélico de “Tread Lightly”, o cualquier otra canción de este disco sólido como una estatua, son todas muestras de un potencia que Mastodon hacía tiempo se debían. La producción es perfecta: grave, orgánica y clara, para poder experimentar cada detalle de la música.

Aunque no sean la misma banda que conquistó a muchos metaleros y tantos otros que entraron al mundo de la música pesada a través de su música, el cuarteto de Atlanta demostró que su identidad perdura a pesar de cualquier cambio de estilo, y es así que Mastodon editaron uno de los mejores discos del 2014.